Los primeros pasos del bebé

septiembre 5, 2013

 

primeros-pasos-de-tu-bebe

 

Qué maravilloso es contemplar a un bebé dando sus primeros pasos, es una alegría para toda la familia y amigos y representa el inicio de la independencia motriz.

Cómo llega el bebé a caminar solo

La marcha es fruto de toda una serie de experiencias del bebé por el suelo: cambios de peso, enderezamientos, equilibrio, cálculo de distancias, cambios de plano en el espacio… Normalmente requiere de haber gateado con anterioridad, aunque este requisito no es imprescindible ya que hay bebés que caminan sin haber gateado previamente.

La edad de inicio de marcha ronda los 8-9 meses para los más precoces, estando situada la media hacia los 12 meses y el tope de edad para los más tardíos a los 18 meses, siendo todos ellos valores de la normalidad. Así que no te preocupes si tu pequeñín tiene más de 12 meses y aún no camina solo, déjalo experimentar por el suelo.

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo son los pasos de un bebé que empieza a andar?

Evidentemente no son iguales a los de adulto o el niño más mayor. De hecho, se considera que el niño está biomecánicamente preparado para realizar un patrón de marcha igual al del adulto hacia los 3 años de edad.

Un bebé que da sus primeros pasos lo hace con las piernas abiertas, dobla bastante las rodillas y apoya el pie de un solo golpe, sin marcar el apoyo del talón en primer lugar. Con la práctica y la ganancia de control, el pequeño será capaz de graduar el  ritmo y trayectoria de la marcha, cambiar de dirección, de sentido, frenar y acelerar, balanceará los brazos e irá dibujando el gesto de apoyar los pies talón-punta, que debe observarse de forma clara hacia los 2 años.

A muchos papás les preocupa que su bebé camine de puntillas. La marcha en puntas se considera una variante de la normalidad hasta los 2 años, siempre y cuando el bebé no haya mostrado ningún signo previo de alteración neurológica u ortopédica durante su desarrollo (por ejemplo: un tono muscular alternado en las piernas, rigidez a la hora de movilizarle los pies, una postura anómala de los pies en reposo y/o al ponerlo de pie…). Los bebés que caminan de puntillas suele ser muy activos,  les gusta caminar rápido y correr, con lo que al ir siempre impulsándose con los pies tienden a elevarse sobre las puntas en lugar de apoyar el talón, también puede ocurrir en los que han utilizado tacatá con anterioridad.

 

tacatá y puntillas

 

 

En caso de duda, lo importante es comprobar que el pequeño puede variar la forma en que apoya los pies: observad si es capaz de jugar en cuclillas manteniéndose un ratito en la posición, si se mantiene de pie quieto con los talones bien apoyados, si puede levantar los dedos estando de pie con apoyo sin levantar el talón y teniendo la rodilla estirada (por ejemplo, escondiéndole una moneda bajo los dedos y pidiéndole que la descubra).

Cuando la marcha de puntillas se mantiene más allá de los 2 años, debe consultarse con un especialista para descartar cualquier alteración del desarrollo o una marcha de puntillas idiopática, de la que hablaremos en otra ocasión en el blog.

 

Os dejo un video que muestra la variabilidad de la normalidad en bebés que han empezado a caminar y van madurando su patrón de marcha.

 

 

 

 

 

Comparte nuestros posts

  • Delicious
  • Digg
  • Newsvine
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Technorati

Comentarios

No hay comentarios en este artículo.

Trackbacks

There are no trackbacks on this entry

Deja un comentario